Es el empleo de picaduras de abejas vivas en lugares específicos del cuerpo humano, para que a través de la apitoxina (veneno de abejas) se obtengan beneficios terapéuticos de sus componentes con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y modulador de la respuesta inmunológica; además de recomendar los productos de la colmena: miel, polen, propoleo, cera de abejas, jalea real y larvas de zángano, como complementos de una dieta saludable.

lunes, 5 de marzo de 2012

Enfermedades más consultadas para tratamiento con Apiterapia


ARTROSIS. Es una enfermedad originada por lesión del cartílago articular, ocasionando dolor y en ocasiones la pérdida del movimiento normal.
La artrosis es uno de los reumatismos más frecuentes y afecta en mayor o menor grado a personas sobre los 55 años. Generalmente afecta a las articulaciones de los dedos de las manos, pulgar, rodillas, caderas, dedo gordo del pie y la columna cervical y lumbar. En lo artrosis se altera la articulación y posteriormente se afectan los tejidos que la rodean La articulación normal consiste en la unión de dos huesos que en sus extremos están recubiertos de un tejido firme pero elástico que se llama cartílago. El cartílago hace que el contacto entre los huesos durante el movimiento sea suave y con poco roce. Además sirve de amortiguador, es capaz de absorber los golpes que sufre la articulación sin que se afecten los huesos. La articulación está rodeada por una cápsula que en sus extremos, está tapizoda por una capa de células que forman una membrana: la siravial. La membrana sinovial produce un líquido espeso (se llama líquido sinovial), el que llena el espacio articular y que sirve para lubricar la articulación y también para alimentar el cartílago articular.
Las alteraciones producidas por la artrosis ocurren en varias fases consecutivas. Lo primero que se produce es una alteración dei cartílago, poco a poco la superficie se erosiona y con el tiempo el cartílago se desgasta y puede llegara desaparecer, dejando que los extremos de los huesos contacten directamente. A medido que se va perdiendo el cartílago, el hueso que está debajo reacciona y prolifera hacia los lados, con lo que la articulación se deforma por los llamados osteofitos. La membrana sinovial se engruesa y produce un líquido sinovial de poca calidad, más abundante pero que lubrica menos. También puede contener fragmentos de cartílago que se han soltado y que flotan en la cavidad articular. Estos fragmentos de cartílago originan una inflamación de la membrana y producción de sustancias que al pasar a la cavidad articular aceleran la destrucción del cartílago.
Los primeros cambios se producen sin que el paciente note ningún síntoma, ya que el cartílago no tiene capacidad paro producir dolor. En esta fase el cartílago todavía puede recuperarse y la enfermedad es potencialmente reversible. Cuando el cartílago desaparece totalmente, la enfermedad está ya muy avanzada y el proceso es ya irreversible. Las causas de la artrosis son múltiples:

  • Envejecimiento

  • Herencia

  • Obesidad

  • Trastorno por sobrecarga

  • Lesiones locales por fractura, golpes, inflamación.

  • Exceso de uso.

ARTRITIS REUMATOIDE: Es una enfermedad sistémica autoinmune, caracterizada por provocar inflamación crónica de las articulaciones, que produce destrucción progresiva con distintos grados de deformidad e incapacidad funcional. La artritis reumatoide generalmente afecta a las articulaciones de ambos lados del cuerpo por igual, siendo las muñecas, los dedos de las manos, las rodillas, los pies, y tobillos las partes del cuerpo más comúnmente afectadas.
En ocasiones, su comportamiento es extra articular, puede causar daño a los cartílagos, huesos, tendones y ligamentos de las articulaciones, pudiendo afectar a diversos órganos y sistemas como ojos, pulmones, corazón, piel o vasos.
Es una enfermedad crónica. El sistema inmunológico del cuerpo normalmente combate las sustancias extrañas, como virus, bacterias, etc. Pero en una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmune confunde o toma los tejidos sanos como sustancias extrañas y como resultado, el cuerpo se ataca a si mismo.
CAUSAS. Los investigadores están aprendiendo mucho acerca del por qué y cómo esto sucede. Algunos factores que podrían causar la artritis reumatoide son:

  • Los genes, pasados de padres a hijos (herencia)

  • El medio ambiente

  • Las hormonas

  • El stress

  • La depresión